jueves, marzo 22

Infundadas críticas de algunos "periodistas" contra líderes sindicales

Editorial
En diversos medios se han desatado los teclados (antes se diría plumas) escribiendo maliciosas columnas criticando a los dirigentes de ambos sindicatos de la Universidad de Sonora (UNISON). Lo preocupante es que sin sustento, una parte de la prensa se ha dedicado a criticar, evidenciando desconocimiento del curso que han llevado las negociaciones. Solo por poner un ejemplo: enfatizan mucho en criticar la solicitud de aumento salarial, cuando ese punto ni siquiera se ha tocado prácticamente en las negociaciones. Deberían de enterarse estos "periodistas" que la causa de la huelga del año pasado (que por cierto tomó de sorpresa al rector Grijalva Monteverde) no fue principalmente por causas salariales, (aunque también el salario se ha venido deteriorando año tras año). La fuente de las molestias y que indigna a los trabajadores universitarios es la gran cantidad de violaciones al contrato colectivo de trabajo, algunas de las cuales incluso constituyen violaciones a leyes federales. Además, la administración no ha demostrado interés en corregir su actitud de menosprecio. Como se ha denunciado por otro sector de la prensa, Heriberto Grijalva Monteverde ha tenido un dudoso desempeño al frente de la UNISON, y en su gestión se ha agudizado el privilegio del aparato administrativo sobre el académico, al grado que el trabajo académico, que debería ser prioritario en el Alma Máter, ha pasado a segundo o tercer plano de importancia. Ahora los filtros administrativos cada vez más numerosos, pueden frenar cualquier iniciativa académica si quien lo propone no es afín a quienes controlan la casa de estudios. La burocracia aumenta a pasos acelerados, y se privilegia la contratación de personal de confianza sobre el académico. Aún peor, se transforman plazas académicas en plazas de confianza. Cuando los "periodistas" vierten sus críticas contra los sindicatos, deberían de tener presente la gran responsabilidad social que tienen por la influencia que ejercen potencialmente sobre sus lectores. Tienen la obligación ética de informarse de una manera objetiva de la situación actual de las negociaciones y de la vida universitaria. Para información general, baste decir que el Rector Heriberto Grijalva no se ha presentado a las negociaciones sindicales y la su administración ha suspendido ya dos reuniones con la comisión negociadora sindical, que estuvo puesta a empezar desde mucho antes las negociaciones. Sin embargo, Grijalva si ha tenido tiempo para reuniones proselitistas buscando granjearse la simpatía de los estudiantes del colegio académico, por razones obvias de conveniencia.